Transitar el confinamiento con niños y niñas pequeños


Estos días cuesta encontrar las palabras y las familias que tenemos que transitar este momento tan complicado con nuestros hijos e hijas, nos toca sostener nuestra propias emociones y sentimientos y los suyos, mirando de aportar confianza y seguridad en una situación de incertidumbre sanitaria y económica sin precedentes para la mayoría de nosotros.

En este pequeño artículo voy a mirar de dar algunas propuestas que nos pueden ayudar a sobrellevar la situación y facilitar a su vez la gestión de esta de cara al futuro, aportando herramientas y recursos que faciliten una gestión constructiva a corto y largo plazo.

Para esto voy a hablar de cómo ACOMPAÑAR:

  • Acompañamiento emocional y comunicación
  • Los cuidados
  • La necesidad de movimiento
  • La necesidad de juego
  • Las actividades de la vida cotidiana
  • La necesidad de límites
ACOMPAÑAMIENTO EMOCIONAL Y COMUNICACIÓN

Vivimos unos momentos muy sensibles, de mucha incertidumbre y con momentos en los que el miedo, el estrés, el agobio o la angustia harán su aparición, forman parte de un proceso normal y natural de vivir una situación tan excepcional y dolorosa como la que estamos viviendo a nivel global.

Estas semanas vamos a tener que sostener emocionalmente a nuestros hijos e hijas a la vez que nosotros mismos no estamos en las mejores condiciones y necesitaremos transitar nuestros propios estados de ánimo. Seamos más comprensivos y comprensivas que nunca, con ellos y con nosotras mismas.

Por suerte, también habrá buenos momentos y toda situación de crisis es susceptible de transformarse en aprendizaje, madurez y una oportunidad de mirar hacia dentro y revisar nuestras posiciones y valores, así como la relación con los demás, el mundo y nosotros mismos.

Hagamos también que sea una oportunidad para acompañar a nuestros hijos e hijas haciéndoles saber lo importantes que son para nosotros y que no existe nada que pueda enturbiar nuestro afecto.

Puede que tengan más desbordamientos emocionales, que se muestren en algunos momentos irritables o enfadados y que a nosotros mismos nos sea más difícil de gestionar la relación, Seamos comprensivos y no actuemos con chantajes ni castigos.

Para ayudarlos a transitar y gestionar de forma positiva sus emociones y sentimientos podemos:

  • ACOGER sus emociones, no negarlas, si necesitan llorar, gritar y patalear démosles el espacio siempre de forma segura para ellos mismos y los demás. No los dejemos solos ni los hagamos sentir mal por ello.
  • El infante necesita vivirse SIEMPRE BUENO, en ningún caso debe sentir que la relación con el adulto puede verse afectada por sus actos o actitudes.
  • NOMBRAR sus emociones y los sucesos, ser honestos, poner el nombre correcto a cada cosa para no confundir todavía más y poder tomar el control de su propia narrativa (ya la tengan o esté en proceso)
  • DIALOGAR sobre lo que sucede, ni ocultarlo ni sobre informar y dando siempre explicaciones sencillas, acordes a la edad, claras y SIN DRAMATIZAR.
  • SOSTENER a nuestros hijos e hijas ofreciendo un marco estable y acogedor así como una relación cálida y segura.
  • PROYECTAR hacia el futuro/salida/opciones. Ahora no podemos salir pero si podremos hacerlo en unos días. Ahora no podemos ir a la calle pero podemos/puedes hacer tal cosa. Ahora no puedes ver a tus amigas pero podemos podemos hacerles un dibujo o mandarles un mensaje.

Por otra parte es importante que nos podamos sentir tranquilos y tranquilas con nuestro papel de estos días, que no nos pidamos más de lo que podemos dar y que no pretendamos ser profesores, ni monitores ni animadores de nuestros hijos e hijas.

Tampoco estamos de vacaciones ni tenemos porque mostrarnos contentos y alegres todo el tiempo, no dramatizar no quiere decir que tengamos que ocultar cómo nos sentimos. Si deseamos que nuestros hijos e hijas se muestren como son y se abran a nosotros, no podemos estar haciendo ver que somos de piedra y lo podemos todo. Se puede sostener al otro mostrándose sensible, no son actitudes incompatibles.

Puedes buscar más información sobre acompañamiento emocional y comunicación con bebés, niños y niñas en el apartado de comunicación.

LOS CUIDADOS

Estas semanas de confinamiento, si cabe, será todavía más importante prestar atención a todos estos momentos de cuidados cotidianos. Cambiar el pañal o acompañar al baño, comer, vestir y desvestirse, acompañar a dormir, cortar las uñas o quitar unos mocos.

Los momentos de cuidados cotidianos son por excelencia el espacio para la RELACIÓN ÍNTIMA, para la ATENCIÓN PLENA el uno en el otro y los dos en una tercera cosa compartida, son el momento para el diálogo, la escucha y la cooperación.

Es durante los momentos de cuidados cotidianos que el infante INTEGRA la PRESENCIA y la atención del adulto y cuando esta relación es honesta, de confianza, de complicidad y de respeto a los tiempos vitales del infante, facilitan un vínculo seguro y equilibrado donde tanto el adulto como el infante puedan sentirse a gusto y competentes cada uno en su papel.

Unos cuidados cotidianos de calidad no solo va a apoyar un VÍNCULO SEGURO, también van a promover una imagen positiva del infante sobre sí mismo, un sentimiento sólido de competencia, una vivencia de su cuerpo y su intimidad desde el derecho a ser respetado y favorecer sumergirse en su juego durante los momentos de actividad autónoma.

Como dice Montse Fabrés, el infante que puede sumergirse en su juego no es que no necesite al adulto, es que ha podido integrar esta presencia a través de los cuidados cotidianos y esto le permite entrar en su mundo desde la presencia literal y simbólica del adulto.

Unos cuidados cotidianos de calidad son el punto de partida y la base desde la que el infante va a poder crecer, madurar, desarrollarse y DESPLEGAR todas sus potencias desde la libertad y la responsabilidad del que puede establecer relaciones equilibradas con su entorno de referencia.

Dado que los cuidados cotidianos es un tema tan amplio, os recomiendo buscar más información en el menú, en el apartado de cuidados cotidianos.

LA NECESIDAD DE MOVIMIENTO

Llevamos ya muchos días en casa y por lo que parece todavía nos quedan bastantes más, muchas familias no tenemos jardín ni una gran terraza, simplemente disponemos de un balcón más o menos grande o de ventanas.

Sea como sea, es momento, si no lo has hecho ya, de ADAPTAR el espacio y transformarlo el máximo posible para que puedan moverse con seguridad y de forma acorde a sus necesidades y momento de desarrollo.

Quizá el salón o la habitación no vaya a estar tan bonita como normalmente, pero piensa que podemos buscar la estética y el orden igualmente aunque adaptemos el espacio a los más pequeños, la idea es que más adaptado esté el espacio más nos va a facilitar el día a día al poder cubrir necesidades tan básicas como la de movimiento y desarrollo motor.

Aprovechemos ELEMENTOS COTIDIANOS y que tengamos por casa:

  • Podemos usar cajas de cartón de distintos tamaños y volúmenes llenas de libros para subir y bajar o vacías para meterse dentro. Las podemos llenar de telas, pelotas o peluches.
  • Aprovecha la mesa del salón para que se metan debajo, como tránsito o escondite con unas sábanas.
  • Haz diáfano el espacio, quita de en medio todo lo que pueda ser peligroso, haz alguna zona con cojines.
  • Haz un túnel con unas sillas siempre que sean seguras o a modo de obstáculos.
  • Si tienes un barreño grande por casa también suele dar mucho juego, ya sea para meterse, meter otras cosas o trasladarlas.

No se trata de estar continuamente transformando el espacio y montando actividades, si queremos aportar seguridad y facilitar el sentimiento de competencia y el desarrollo de la autonomía, el espacio necesita a su vez ser ESTABLE Y PREDECIBLE, se trata de que una vez que aseguremos esta base de estabilidad podemos hacer propuestas concretas que diversifiquen el espacio y la actividad resultante, así como transformar algunos espacios de forma permanente para este confinamiento.

Tengamos en cuenta que sea un piso pequeño o una casa grande, siempre podemos revisar el espacio y mirar de adaptarlo el máximo posible a las necesidades actuales y si quieres saber más sobre acompañar el LIBRE MOVIMINETO y un desarrollo motor autónomo solo tienes que ir al menú de este blog en el apartado de movimiento libre.

LA NECESIDAD DE JUEGO

Desde Teta-à-Porter promovemos siempre el juego libre y autónomo como una valor fundamental y como una necesidad esencial para que bebés, niños y niñas puedan crecer sintiéndose competentes, así como desplegando sus competencias, proyectos de acción, pensamiento y una personalidad equilibrada.

Uno de los aspectos claves para acompañar y promover el juego autónomo es entender los CUIDADOS COTIDIANOS como un momento íntimo en el que el infante va a poder integrar la presencia y la atención del adulto.

Si le dedicamos el tiempo suficiente y los realizamos de forma pertinente, aportando valor, confianza y conocimiento mútuo será mucho más fácil que luego bebés, niños y niñas puedan sumergirse en su juego.

Otro aspecto fundamental es EL ESPACIO Y LOS MATERIALES, un espacio seguro, estable, donde pueda moverse y actuar de forma autónoma así como unos materiales suficientes, variados y esencialmente no estructurados que permitan diversas formas de juego y de desarrollo de la acción.

También con HERMANOS/AS, los materiales desestructurados facilitan la convivencia entre espacios, igualmente, no es necesario que los hermanos se vean abocados a compartir todo el día los espacios de juego y muchos menos los materiales, separar espacios para que cada cual pueda desarrollar su juego sin verse interferido o con la tentación de interferir, también resulta muy saludable y facilitará el confinamiento.

Por otra parte y como hemos hablado anteriormente, es necesario que el espacio sea estable y los materiales no cambien continuamente, esto dará seguridad, autonomía y facilitará la competencia del infante, que podrá desarrollar sus proyectos de acción durante el tiempo que necesite explorando y profundizando al máximo en las distintas posibilidades del espacio y los materiales, así como podrá sentir que conoce el espacio y por lo tanto podrá anticiparse y tomar el control de su propia actividad.

Esto no es incompatible con presentar distintos materiales a lo largo del día que se sumen a los materiales estables del espacio, más teniendo en cuenta que no podemos salir, ni estar con otras personas, ni cambiar de espacio más allá de nuestro hogar.

Para este fin solo es necesario que busquemos por casa y/o aprovechemos algunos materiales de desecho:

  • Tuppers y elementos seguros de cocina.
  • Vasos, boles y platos de plástico o metálicos.
  • Cajas y envases de alimentos (es importante desinfectar o ponerlos en cuarentena como el cartón para asegurarnos que no habrá restos de Covid-19).
  • Botes vacios de cremas, geles y champús.
  • Telas, pañuelos y sábanas (según edad habrá que tener en cuenta el tamaño de las telas)
  • Ropa vieja y pequeña para juego simbólico o lo que se ocurra.
  • Canutos de papel de váter y papel de cocina (podéis esperar a tener cantidad para presentarlos ya sea dentro de un barreño o como elementos de construcción o lo que se ocurra).
  • Es momento para revisar el trastero o el fondo del armario, así como los cajones de casa.
  • Cestas, cestos, bolsos, monederos, bolsas de tela, totebags.
  • Tapas metálicas de botes de alimentación.
  • Botellas vacías de agua (sin tapón o pegado para niños/as menores de 3 años).
  • Bisutería vieja para los más mayores.

Por otro lado es fácil que estén más demandantes y nos reclamen más, hay que hacerse cargo de que la situación es excepcional también para ellos, no pueden jugar con otros niños y niñas o diversificar si tienen hermanos/as y también estarán transitando la incertidumbre y el miedo inevitable dada la situación actual.

No podemos esperar que aparezcan los materiales mágicos o actividades milagrosas con las que no nos va a necesitar de repente. Entendemos que la necesidad de juego es inherente y universal en la infancia, pero si no está integrada en el cotidiano y nos hemos (y los hemos) acostumbrado a la participación y la dependencia del adulto para iniciar y continuar su juego, no podemos esperar que se comporten de forma autónoma de un día para otro.

De la misma forma, bebés, niños y niñas que tenían un juego principalmente autónomo puede que ahora nos reclamen más.

¿Cómo podemos APOYAR que se sumerjan en su juego?

  • Aprovechar los cuidados cotidianos para afianzar el vínculo, integrar al adulto y hacerles saber que observamos su juego. Por ejemplo, durante el cambio de pañal podemos comentar sobre cómo los hemos visto jugando.
  • Realizar tareas visiblemente activas. Bebés, niños y niñas de todas las edades se agencian fácilmente de este estado activo. Cuando limpiamos, ordenamos, recogemos y hacemos este tipo de actividades ellos también se activan y realizan su propia tarea con más facilidad: jugar.
  • Ir ordenando el espacio reviva el interés por los materiales de juego y transmite una actitud activa.
  • Si nos demandan participar de su juego simbólico no adelantarnos a su iniciativa, responder de forma afirmativa pero no quedarnos en su juego ni tomar el protagonismo. Si tenemos cosas que hacer resulta más sencillo y natural. «Qué rica comida que has preparado» y cuando estoy llena (simbólicamente) sigo con mi tarea, o «prepara bien el barco pirata que cuando esté todo vendré a verlo» o «fíjate, he encontrado estas telas o estos botes que pueden ir bien para esto que estás montando o estás haciendo».
  • Si tenemos que conciliar con teletrabajo será conveniente hacer periodos cortos e ir combinando y si podemos turnarnos con nuestra pareja no puede facilitar mucho la vida cotidiana.

¿Qué otras ACTIVIDADES podemos proponer?

  • Podemos preparar materiales para actividades más específicas siempre que tengamos disponibilidad para acompañarlas con tranquilidad: plastilina, arcilla, pasta de sal, pintura, recortar, enganchar…
  • Buscar ratos para leer y mirar cuentos y libros juntos pero sin interrumpir los espacios de juego libre.
  • También podemos tener ratos para cantar, hacer juegos de falda o bailar juntos, siempre que no interrumpan la actividad autónoma y partan también del interés adulto (no somos animadores/as)
  • Con niños y niñas a partir de los 3 o 4 años podemos compartir algunos juegos de mesa o de reglas, siempre que sean asumibles y quieran participar por propia voluntad. Igual que otras actividades de lectoescritura, álgebra y aritmética o ciencias sociales y naturales o música siempre que tengan interés y sean acordes a su momento de desarrollo.

En este punto, y hablando de las PROPUESTAS DE ACTIVIDADES me parece importante subrayar que estamos hablando de un confinamiento y no de unas vacaciones, somos sus padres y madres, no somos monitores ni animadores ni vamos a estar emocionalmente al cien por cien, sin contar las personas que trabajamos desde casa y debemos cumplir con unos mínimos laborales.

No es momento para exigirnos más de lo que podamos dar ni pensar que vamos a ser peores madres o padres por no hacer suficientes actividades y propuestas.

Lo que realmente necesitan ahora nuestros hijos e hijas es un acompañamiento seguro que les ayude a gestionar las emociones y sentimientos por lo que vamos a ir transitando. Necesitan que los miremos bien, que seamos honestos, que mantengamos una actitud de escucha y atención y seamos comprensivos con ellos como con nosotros mismos.

LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA COTIDIANA

Para muchos niños y niñas participar en las actividades de la vida cotidiana son la oportunidad de sentirse partícipes, útiles y poder ejercer su responsabilidad, así como sentir que contribuyen con sus padres y sus madres.

Para dejar que participen en las actividades de la vida cotidiana no es necesaria ninguna preparación especial, solo es necesario que tengamos confianza, que les demos un margen de acción acorde a su desarrollo y sus capacidades y que no esperemos que lo hagan como nosotros pensamos que se hacen las cosas, hay que ser flexibles.

Podemos dar indicaciones técnicas pero a su vez ellos y ellas deberán poder encontrar sus propias formas y marcarse sus propios retos.

Y por supuesto, nosotros como adultos, debemos ser siempre agradecidos, comprendiendo que quizá inicien una actividad pero no sean capaces de acabarla. Todo a su tiempo.

Puedes buscar más información sobre acompañamiento adulto, espacios y materiales en el menú del blog sobre juego libre.

LAS NECESIDAD DE LÍMITES

Aunque estemos confinados los bebés, niños y niñas van a seguir creciendo, madurando y poniendo a prueba el mundo, van a seguir explorando sus propias posibilidades y las de los demás, el proceso de socialización no se detiene y ellos y ellas mejor que nadie van a seguir con un sinfín de ideas y proyectos en la cabeza que van a requerir un marco protector y seguro que les permita desarrollarse de forma autónoma y con atención a las consecuencias de sus actos.

Estas semanas de confinamiento seguramente nos vamos a tener que mover en un espacio entre la transigencia de una situación excepcional y la necesidad de seguir ofreciendo clima estable donde el adulto se hace responsable del cuidado de los más pequeños dándoles así la oportunidad de no cargar con aquello que no pueden comprender.

Poner límites, decir que no o mantener unas reglas no va a hacer que nos quieran menos ni su falta va a compensar no poder salir a la calle, el infante necesita un marco de referencia para no verse desbordado por sus propios impulsos y para poderse hacer cargo de la vida en común. De uno mismo y del otro.

Por lo tanto, no podemos pensar que por estar en casa el proceso de socialización se detiene y todo infante tiene derecho a que los adultos a su cargo los guíen en el camino que consideran bueno, acorde a unos valores y reglas que pensemos ayuden a crecer y madurar como una persona completa capaz de relacionarse con los demás de forma positiva y encontrar su lugar en el mundo.

Un mundo que le cuide y al que aprender a cuidar.

Si quieres profundizar en la necesidad de reglas y límites para un proceso de socialización positivo y equilibrado puede ir al apartado de límites.

CONCLUSIONES

Esta situación es completamente nueva y excepcional y desde este texto solo quiero aportar un poco de luz y de apoyo desde mi conocimiento como pedagoga especializada en primera infancia, transmito lo que ´sé en base a mis años de estudio y experiencia trabajando con bebés, niños, niñas y sus familias, pero no tengo la verdad, no hagas nada que nos sientas que debes hacer, actúa como necesites hacerlo y cómo creas que vas a responder mejor a las necesidades de tus hijos/as y las propias.

Estas semanas vamos a tener muchos aciertos y muchas equivocaciones, nadie estamos exentos, ni de equivocarnos ni de acertar.

Cuidemos y cuidémonos.


Durante este tiempo de CONFINAMIENTO vamos a estar en la COMUNIDAD PIKLEARTE abordando estas cuestiones en base a textos, publicaciones y directos en los que hablar, compartir y darnos apoyo.

Además, lo vamos a trabajar desde las NECESIDADES de las FAMILIAS y las NECESIDADES de los PROFESIONALES y los CENTROS EDUCATIVOS en el acompañamiento a las familias.

También en INSTAGRAM voy a seguir publicando sobre este y otros temas.

Un abrazo y mucha salud para todas y todos.

Continúa leyendo

¿Enseñar a recoger?

Hacer recoger es un conflicto de mala solución y que puede afectar en gran medida la relación entre infantes y adultos, así como la calidad del juego y el nivel de crispación. Además solemos esperar mucho más de lo que son capaces de comprender y realizar. ¿Qué hacemos, entonces?

Leer ⟶
Romina Perez Toldi
Romina Perez Toldi
¡Hola! Soy Romina Perez Toldi, pedagoga especializada en primera infancia. Trabajo con familias y profesionales para una cultura de la infancia emancipada, un acompañamiento cuidadoso y unas relaciones de calidad desde las que todos podamos crecer en armonía y encontrar nuestro lugar en el mundo.

Deja un comentario

Únete a la comunidad Teta-à-porter

Te enviaré mis nuevos artículos del blog y te informaré de nuevos cursos que vaya lanzando.

Coletilla legal del formulario: Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar. Textos legales: Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar. Textos legales: Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar. Textos legales: Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo.