3 actos revolucionarios de la mirada pikleriana

Después de la formación de Cultura y Cuidados Piklerianos podría decir muchas cosas, demasiadas, por ahora me han salido estos 3 aspectos que entiendo revolucionarios y emancipadores de la mirada pikleriana.

No es la primera vez que hablo de ellos, son contenidos transversales, pero es la primera vez que los ordeno así. Disfrutadlos:

 

LA MIRADA HACIA LA CAPACIDAD Y LA COMPTENECIA

Desde la Pedagogía Pikleriana se mira al infante, siempre, como un ser capaz y competente. La mirada se centra en las potencias y las capacidades.

Se entiende al bebé/niño/a como una persona inteligente, comunicativa, con capacidad para la razón y abierta al mundo. Se supone en todos los infantes esta tendencia y cualquier forma de relación que se establece se hace desde esta premisa.

Es una mirada que no se echa atrás ante diagnósticos ni patologías.

No desfallece nunca, es increíblemente revolucionaria y emancipadora. Es una cuestión epistemológica, ética y política.

Una vez se inaugura no hay marcha atrás.

 

NO SOBRE INTERPRETAR AL OTRO

Desde la Pedagogía Pikleriana se es consciente en todo momento de la incapacidad humana de alcanzar al Otro en toda su complejidad. No se puede saber todo, siempre hay lagunas.

Lo importante, en esta forma de trabajo, no es tanto saber por què un infante se comporta así o asá sino ver cuál es la respuesta más adecuada que podemos dar a su necesidad.

Esto es algo que llevo años repitiendo, nuestro conocimiento del Otro es limitado y la pretensión común de “ponernos en el lugar del Otro” es una forma más de no mirar al otro para mirarnos, otra vez, a nosotros mismos. Si me pongo en el lugar del Otro, el Otro pasa a ser una extensión de mi mismo y desaparece.

Un ejemplo: tengo una amiga a la que su tía insistía en darle en todas las comidas la punta del pan porque según ella es la mejor parte. A mi amiga la punta del pan no le gustaba pero su tía nunca se preocupó de saber que le gustaba a su sobrina, solo pensó en lo que ella querría si estuviese en el lugar de su sobrina.

Este ejemplo parece simple y quizá absurdo, pero ahora pensad en todas las veces que alguien ha hecho algo por vosotras que no os ha gustado un pelo, cuando esa persona en lugar de preguntaros qué queríais o necesitabais optó por ponerse en vuestro lugar y decidir qué era lo mejor para vosotras.

En Loczy procuran no interpretar lo que ven (lo mínimo y necesario), atender a lo objetivo y tener siempre presente que al Otro hay que conocerlo y escucharlo, que esa será la forma de responder a sus necesidades.

Lo importante es dialogar con el otro, no interpretar al otro.

 

LA ATENCIÓN AL DETALLE

Si algo maravilloso hacen en Loczy es atender a los detalles, pero no de una forma diseccionadora, no, es una atención al detalle que resulta poética. Embellecen todo lo que ven, lo significan, sin prisa, van al ritmo propio de lo que cada detalle requiere.

Cuando miran a un bebé o un niño no lo interpretan, lo miran detenidamente para poder conocerlo mejor, así que cuando hablan con él tampoco interpretan lo que piensa o siente, simplemente describen lo que han visto y ese ver es tan detallado y tan centrado en las capacidades del niño, que debe resultar difícil no sentirse reconocido, escuchado y valorado por alguien que te atiende de forma tan cuidadosa.

Ellas mismas cuidan cada gesto en lo más diminuto, construyen las relaciones con delicadeza, inauguran coreografías lentas y son capaces de detener el tiempo para que un bebé se exprese en lo más íntimo.

Podrían ser artistas del Haiku.


Romina Perez Toldi. Pedagoga especializada en acompañamiento a la crianza y procesos de enseñanza y aprendizaje en la primera infancia. Realizando la formación oficial de Pedagoga Pikler.

Paseate por el blog para conocer las actividades presenciales y online que realizo y todos los servicios de asesoría a familias y profesionales.

¡Gracias por leer y compartir!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *