Anticipar y comunicar con bebés y niños pequeños.

Rene Burri SUIZA. Zurich. 1955. Escuela especial para niños sordomudos que les enseña a escuchar a través de sus sentidos vibratorios. Educación musical. Los niños levantan la mano de acuerdo con las instrucciones del maestro cuando oyen con la punta de los dedos el ritmo alegre que se toca en el piano.

Creo que no me equivoco si digo que nadie nos libramos de haber tratado a un bebé como si fuese una marioneta que decía Emmi Pikler, eso de cogerlo sin avisar y llevarlo de aquí para allá como si fuese un sujeto pasivo.

¿Qué le decimos entonces de sí mismo y del valor que damos a su cuerpo y a su capacidad de respuesta?

Una de las claves del acompañamiento es poder anticipar en todo momento aquello que vamos a realizar sobre el cuerpo de bebés y niños pequeños.

Hay que hablarles y avisarles, ubicarlos en el contexto y hacerles saber que los comprendemos como sujetos activos y con ganas de comunicarse. De esta forma no solo les ofrecemos un marco seguro y estable, les hacemos saber también que nos importan y que damos valor al diálogo con ellos, que escuchamos y acogemos aquello que tiene que decir y mostrar, los tratamos como seres competentes para que se sepan competentes.

Evidentemente, el adulto debe hacerse cargo de los límites y los objetivos en los momentos de cuidado, pero lo hace siempre en la búsqueda del bebé y el niño pequeño, en relación y en interacción.

Yo misma hace mucho años era capaz de sacarle los mocos a un niño sin avisar, así tal cual, me acercaba con el pañuelo y le sacaba los moscos con un “ya está” y los niños, acostumbrados a ese trato no decían absolutamente nada, otras veces había rechazo, niños molestos o que al verte venir se iban en otra dirección. ¿Cómo no iba a ser así? Ahora esa imagen me parece impensable, con el tiempo hacemos eso de “educar la mirada” y aquella escena que yo misma he reproducido ahora me genera malestar al verla.

Lo mismo al cambiar el pañal o simplemente cogerlos en brazos, se me hace impensable coger a un bebé o un niño y no decírselo antes, llega un momento que sale solo y te das cuenta de lo distinto que es el trato que ya no hay marcha atrás, es una cuestión ética ¿Cómo quiero relacionarme con la infancia en general y mis hijos en particular? ¿Qué idea tengo de sus capacidades?

Los bebés no entienden, dicen muchas personas, cierto, no entienden las palabras pero sí entienden que nos dirigimos a ellos y el valor que le damos, y poco a poco, irán comprendiendo los gestos y las palabras que los acompañan. Como digo, es una cuestión ética y epistemológica, uno no solo debe plantearse si un bebé le entiende o no, debe plantearse cómo quiere relacionarse con ese bebé y qué idea de bebé tiene ¿es un bebé capaz o incapaz?

Luego, al crecer, son ellos mismos los que piden ese mismo respeto por su cuerpo y no permiten que los cojan o los traten de cualquier manera, me pregunto que implicaciones puede tener algo así a largo plazo en situaciones de abuso sexual y de otros tipos, no está de más pensar en ello.

En resumen, anticipemos a nuestros hijos todo aquello que vaya a ocurrir tenga relación con su cuerpo, desde cogerlos a la temperatura del agua del baño o situaciones externas y ambientales del tipo: “vamos a salir a la calle y notarás que hace frío”.

Hay que establecer un diálogo y una comunicación efectiva a través del gesto, la palabra y el tacto.

Por ahora, os voy a dejar un vídeo de un cambio de pañal (es vídeo es de RIE, donde recogen las ideas de Emnmi Pikler) fijaros en la mirada, la forma suave de tocar y la petición de participación al bebé. El adulto guía todo el proceso, pero en todo momento busca la participación del bebé.

Disfrutad de la relación e id en búsqueda de la complicidad, eso es para toda la vida. 


Romina perez Toldi. Pedagoga especializada en acompañamiento a la crianza y procesos de enseñanza-aprendizaje en la primera infancia.


No olvideis pasaros por las Actividades y Servicios, ¡encontraréis opciones Presenciales y Online! Aquí 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *