He dejado de trabajar y no me lo puedo permitir

He dejado de trabajar para poder estar con mi hija, y no, no me lo puedo permitir. He dejado de trabajar para poder estar con ella, para hacerme cargo de ella, todo el tiempo, con y sin calidad, ¿qué es eso del tiempo de calidad?, otra moto vendida. La conciliación no existe.

E insisto, no me lo puedo permitir, no es una suerte que tengo (es una decisión que he tomado), ahora mismo renuncio a mi carrera profesional, a mi doctorado, a cotizar para la jubilación y la seguridad social, al paro y renuncio a un sueldo todos los meses, renuncio a lo que me enseñaron que era ser mujer (independiente, profesional, sin cargas). Tengo un alquiler de 500€ y mi marido una beca de doctorado que no llega a 1000€ al mes. No nos lo podemos permitir. No llegamos a fin de mes. Estoy harta de que me miren como si me hubiese tocado la lotería. Harta de oír que me/nos lo podemos permitir.

No, no me lo puedo permitir pero aún así lo hago, no voy a trabajar, es mi manera de hacer responsable la maternidad, de responder a mi hija, de atenderla, de amarla. Eso sí me lo puedo permitir.

3 ideas sobre “He dejado de trabajar y no me lo puedo permitir”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *