Lactancia a Demanda, Autonomía y una crítica al Instituto Loczy

cf84ceb9-ceb5ceafcebdceb1ceb9-cf84cebf-breast-crawl

Empecé este post como respuesta a un comentario en BLW y Movimiento Libre y he querido escribirlo con tanta calma, bien razonado y sin olvidar nada, que mis compañeras de la Formación AC, a las que consulté, me han recomendado dedicarle una entrada propia.

Amo el trabajo de Emmi Pikler y el Instituto Loczy, amo la mirada que conforma y  creo realmente que el Movimiento Libre y la Actividad Autónoma son un acto revolucionario y de Emancipación. Y desde este respeto escribo este post. Quizá levante alguna ampolla, soy consciente, llevo mucho tiempo dándole vueltas al asunto y creo que ya es momento de abordar esta parte, para mi, menos agradecida en la que creo que el Instituto Loczy y sus discursos no comprenden al bebé y sus necesidades, sobre todo en lo que la vida en el hogar/familia representa.

Personalmente entiendo que el hogar es el lugar más deseable para un bebé o niño pequeño y que el hábitat natural de un bebé es el cuerpo de su madre. No todo el mundo tiene porqué estar de acuerdo pero prefiero empezar desde el principio sentando la base de mis razonamientos.

En la anterior entrada BLW y Movimiento Libre abordé superficialmente lo que creo es una incoherencia en el discurso de Loczy y de muchas de las instituciones dónde se pone en práctica así también como muchos de los profesionales que escriben y hacen formación sobre el Movimiento Libre y la Actividad Autónoma.

He trabajado muchos años en escuelas infantiles, he hecho formación para profesionales de la Primera Infancia, he escrito algún artículo en revistas de filosofía y pedagogía y ahora, con la maternidad, me estoy formando desde otra perspectiva. El bebé en el hogar.

Un bebé no tiene el mismo comportamiento ni hace la misma demanda en el hogar que en la escuela u otra institución. Son lugares muy distintos en los que se comporta de forma distinta. Decir que los dos tienen sus cosas buena y sus cosas malas, también me parecería no comprender en absoluto las necesidades de los bebés y los niños pequeños. Precisamente todo el trabajo de Emmi Pikler se basó en intentar dar al bebé todo aquello que la institución no podía hacer.

Pero retomemos el discurso del Isntituto Loczy en lo que concierne a la Lactancia a Demanda. En el post BLW y Movimiento Libre escribí:

“No voy a entrar a citar otras partes del libro o de otros documentos en los que se da cuenta de un profundo desconocimiento de lo que la lactancia implica a nivel nutricional, cognitivo y emocional, por no extenderme en todos los efectos negativos de truncar constantemente la necesidad de pecho de los bebés y niños, ya sea para una succión nutritiva o una succión no nutritiva.”

“Conociendo, como creo que conozco, el discurso y la filosofía que se promueve desde el Instituto Loczy no deja de sorprenderme que en algunos momentos que no se valore la Lactancia a Demanda como una cuestión también de salud y autonomía. Por lo tanto voy a valorar este aspecto como causa de un profundo desconocimiento del tema y como ya he comentado, deseando encontrar nuevo material más actualizado y que responda, como en el resto de contenidos, a las necesidades de los bebés.”

Bueno, pues voy a entrar a citar las otras partes del libro. En Comer y Dormir de Tardos y Majoros, se puede leer:

“Si cada vez que llora usted le responde dándole de mamar o por ejemplo, como dice en su carta, se sirve del pecho o el biberón para dormirlo, puede estar creándole hábitos que más tarde harán su propia vida mucho más difícil.”

“El problema proviene más bien que usted haya utilizado el darle de mamar no solo para alimentarlo, sino también para reconfortarlo, para que se sintiera seguro, cuando él tenía alguna cosa más que mera hambre.”

“Para consolar a su hijo debe buscar otros sistemas: cójalo en brazos, háblele con dulzura y no le haga reproches, pero no le de de mamar”

Frases como esta son la representación de un discurso que puede encontrarse en distintos documentos y conferencias del Instituto Loczy y sus integrantes y creo que discursos como este truncan lactancias, las dejan cojas y las juzgan como algo que hay que controlar y medir constantemente, cosa que contraviene todas las recomendaciones sobre Lactancia Materna a Demanda (y Lactancia Artificial a Demanda) de la OMS, la AEPED, UNICEF y podría hacer una lista interminable de organismos, asociaciones y documentación científica que se esfuerzan desde hace años por romper con este tipo de desinformación y mitología alrededor de la Lactancia.

Solo algunos apuntes:

  • La Lactancia a Demanda no es solo una cuestión alimentaria, el pecho Nutre es su más amplio sentido, Nutre a nivel fisiológico y Nutre a nivel emocional. Lo más óptimo es que el biberón y la leche artificial se diesen también a demanda intentando parecerse lo más posible a todo lo que es capaz de abastar una teta.

  • La Lactancia Materna a Demanda se entiende como un sistema dinámico dónde la succión nutritiva y la succión no nutritiva juegan un papel fundamental. Los tipos de succión en intensidad, duración y espacio entre tomas regulan la composición de la leche en la presente y en las siguientes tomas, así el bebé/niño puede controlar la producción y composición según las necesidades de cada momento y fase de desarrollo.

  • Las tomas nocturnas son básicas, la prolactina hace picos muy altos durante la noche y se encarga también de ayudar a dormir a madre y bebé (es relajante) así cómo asegura una producción mayor durante el día. Es necesaria la succión nocturna, nutritiva y no nutritiva para que la Lactancia funcione de forma óptima.

  • La succión no nutritiva también asegura la producción de leche en las siguientes tomas durante el día.

  • La Lactancia a Demanda favorece el desarrollo cognitivo, no solo en la composición de la Leche Materna, también desde el vínculo y relación de apego que ofrece. Existen estudios que relacionan la mielinización con las relaciones de apego entre otros muchos aspectos.

  • En las culturas en las que se practica el Colecho y la Lactancia Materna a Demanda no se conoce el Síndrome de Muerte Súbita como tal.

  • La Lactancia a Demanda ofrece una relación íntima y de apego seguro con la madre, una visión positiva de uno mismo y una bienvenida al mundo como espacio hospitalario y acogedor. Aspectos fundamentales para el desarrollo de la Autonomía (autogobierno).

Y podría continuar con una lista interminable de aspectos fundamentales sobre la Lactancia a Demanda y sus importantísimas implicaciones en el desarrollo fisiológico, cognitivo y psico-social del lactante.

Recomiendo la lectura del libro de Carlos Gonzalez Un regalo para toda la vida o un paseo por los blog de Ibone OlzaMimos y Teta o María Berrozpe.

Pero voy a retomar el discurso de Loczy.

Según este discurso el problema es dar de mamar cuando no es por hambre. Por un lado, si es o no hambre o sed solo puede distinguirlo el bebé. Por otro lado, el pecho no es el problema, es la solución. El pecho es el elemento femenino que la naturaleza ha dispuesto para que las madres atiendan y colmen las necesidades de sus hijos. El pecho es capaz de resolver la mayor parte de necesidades de los bebés y niños pequeños. El pecho no es el problema, es la solución.

Por otra parte, en este mismo libro, Comer y dormir, se puede leer también:

“Muchas experiencias y estudios científicos demuestran que, sin que sea necesario ningún método especial de “deshabituación”, por sí solo el bebé deja de comer por la noche cuando ha adquirido la suficiente madurez para no despertarse.”

“Estudios científicos muestran que el ritmo sueño/vigilia no se establece por la influencia de una “educación” ni de una “habituación” externa, sino que es el resultado de un proceso de maduración.”

Genial, en esto estamos de acuerdo, son procesos madurativos. Entonces, ¿quién decide cuándo el niño ya está maduro o cuándo hay que empezar a negarle el pecho si no es para “comer”?

Para consolar a los bebés podemos cogerlos y abrazarlos ¿pero no darles el pecho? ¿Por qué? ¿Los abrazos son un buen hábito pero dar el pecho un mal hábito?

¿Por qué hay una parte de mi cuerpo que puedo usar pero otra no? ¿Qué tiene de malo esta parte de mi cuerpo? ¿Quizá el componente sexual?

En cuanto al Movimiento, Emmi Pikler y el Instituto Loczy nos han enseñado que debemos liberarnos de exigencias, que debemos ofrecer tiempo, espacio y confianza para que los bebés se desarrollen y maduren a su propio ritmo, desde la autonomía (autogobierno) y el respeto a sus necesidades.

No intervenimos en el Movimiento porque es una cuestión madurativa, no intervenimos en el sueño porqué es una cuestión madurativa, ¿pero sí intervenimos en la Lactancia porque podemos crear “malos hábitos”?

¿Por qué la Lactancia está excluida en esta ecuación? ¿No es una incoherencia con el resto del discurso? ¿Qué conocimiento hay qué tener para decirle a una madre y a un bebé que están cogiendo “malos hábitos” a través del pecho, fuente de salud y nutrición en su sentido más amplio?

La Lactancia a Demanda y la Autonomía van íntimamente ligadas y en lo que concierne a un bebé o niño pequeño no se pueden entender la una sin la otra.

Autonomía no significa lo mismo que Independencia. Un ser Independiente es un ser que no necesita de los otros. Un ser Autónomo es un ser con capacidad de Autogobierno. Pretender que un niño pequeño sea un ser independiente es uno de los males de esta sociedad. Por contra, la Autonomía es algo que un bebé puede empezar a expresar y practicar desde el momento de nacer (y el parto como tal) en su movimiento, en su actividad espontánea y en su relación con la Lactancia y con todas las necesidades que a través de ésta puede ver colmadas.

Con todo esto no quiero decir que llegados a cierta edad o maduración, una madre no pueda decirle a su hijo que en este momento no puede darle el pecho o que espere un momento (también habrá situaciones en los que la madre no podrá estar). Tampoco quiero decir que llegado el momento y por motivos equis una madre no pueda decidir destetar, siempre y cuando sea una decisión consciente e informada y no fruto de la presión social que criminaliza ciertas relaciones a través del pecho.

Los discursos del Instituto Loczy sobre la Lactancia a Demanda (materna o artificial) muestran un profundo desconocimiento sobre el tema y sus implicaciones en el desarrollo harmónico de la infancia. Así como sus implicaciones a nivel político y en la sociedad que entre todos realizamos. Sigo sin comprender las razones de tal incoherencia con el resto del discurso y solo puedo hacer conjeturas.

Ciertamente estoy deseosa de encontrar documentación del Instituto Loczy más actualizada (y coherente) sobre como abordar la Lactancia a Demanda. Además éste es un punto que para muchas familias supone un conflicto y que en muchas ocasiones provoca que rechacen el Movimiento Libre por sentir que no se adecua a las necesidades de sus hijos. Una pena.

Por mi parte entiendo que el Movimiento Libre, la Actividad Autónoma y la Lactancia a Demanda son naturalmente coherentes en una misma forma de confiar y entender la infancia.

Me gustaría terminar este escrito con un hermoso vídeo en el que puede verse el “agarre o afianzamiento espontáneo al pecho”, lo que en el mundo anglosajón se conoce como “Gatear para Mamar“. Creo que este poderoso acto del recién nacido da cuenta de como nada más nacer este movimiento en el que el bebé se expresa va perfecta y naturalmente enfocado al pecho de su madre.

Muchas gracias y ya sabéis que realizo asesorías personalizadas y talleres para grupos. Podéis poneros en contacto conmigo a través del correo de tetaaporter@gmail.com o a través de Servicios y Contacto.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=heQe_qIOk0Y]

15 ideas sobre “Lactancia a Demanda, Autonomía y una crítica al Instituto Loczy”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *