BLW y Movimiento Libre

wp-1452607553106.gif

Desde que comencé en este espacio a hablar de movimiento libre y actividad autónoma dentro del hogar, muchas familias me escriben queriendo saber cómo empezar la alimentación complementaria.

Cuando damos pecho a demanda y practicamos la filosofía del “movimiento libre y la actividad autónoma” parece lo más natural que el paso siguiente sea hacer BLW o empezar la alimentación complementaria dejando que sea el bebé el que experimente por sí mismo. Pero entonces llega la pregunta: ¿si no se sienta por sí mismo cómo empiezo la alimentación complementaria?

Voy a empezar aclarando como en otras ocasiones, que mi formación es de pedagoga y mi trabajo consiste en hacer difusión y ofrecer recursos para la crianza y la maternidad desde una mirada particular, no soy nutricionista, así que hay lodos en los que no me voy a meter.

También comentar que hasta la fecha no conozco ningún trabajo del Instituto Loczy en el que se hable de alimentación y BLW tal y como se entiende actualmente, siendo el bebé el que come con sus manos la cantidad y el alimento que desea (si alguien tiene más referencias que me las pase, plis).

Por otra parte, tampoco he encontrado por parte del Intituto Loczy ninguna referencia en la que se hable de la lactancia a demanda, aún siendo extremadamente respetuosos, creo que aún les falta mucha formación en este aspecto tan fundamental de la crianza. Además. como en Loczy (o en cualquier otro orfanato u escuela) no pueden dar el pecho y culturalmente se ha convertido en un gran desconocido, la valoración y recomendaciones que se hacen respecto de la alimentación, en su mayor parte, no responden a las necesidades actuales de la mayoría de familias ni a las necesidades de los bebés.

Así que lo que aquí voy a escribir son las conclusiones a las que he llegado dada mi experiencia personal, la relación con otras familias y sus aportes, y mi formación más formal en la materia del movimiento libre y de la crianza como asesora de maternidad, madre y pedagoga.

BLW

Las siglas BLW se refieren al destete, pero como en el mundo anglosajon el destete es un proceso que puede ser muy muy largo y no implica quitar el pecho sino la introducción de nuevos alimentos, para no crear confusión, se ha traducido al castellano como Alimentación Complementaria a Demanda. También hay quién lo llama “alimentación libre de papillas”.

¿Cómo entendemos esta Alimentación Complementaria a Demanda? Las referencias bibliográficas han aparecido como setas, aunque los más leídos siguen siendo Carlos Gonzalez con Mi niño no me come, Julio Basulto con Se me hace bola o el famoso Baby Led Weaning de Gill Rapley (que a mi personalmente es el que menos me gusta). Menos conocidas pero también muy interesantes son las recomendaciones de la OMS que lo han dado en llamar “alimentación perceptiva”:

“Existe un reconocimiento creciente de que la alimentación complementaria óptima está relacionada no sólo con el qué se come, sino también con el cómo, cuándo, dónde y quién alimenta al niño.”

“La alimentación debe ser brindada en un marco de afecto. respetando las necesidades del niño y niña, y respetando sus señales de hambre y satisfacción”

En resumen, podemos decir que el BLW va de que el bebé, a partir de los 6 meses, se sienta con el resto de la familia a comer y come lo que el resto de la familia de forma más adaptada o menos, según el alimento y el bebé. Es el bebé el que manipula la comida y se la lleva a la boca y el que decide que alimento (de una variedad) y en qué cantidad.

La OMS recomienda estar atentos a los gustos y preferencias de los niños y niñas, así como establecer unas relaciones positivas alrededor de la comida, siendo un espacio de comunicación y afecto hacía el bebé y con la familia.

picsart_1452606666963.jpgSolo voy a comentar que la Alimentación Complementaria a Demanda, como tal, se puede dar de distintas maneras. Podemos empezar como invita Rapley con los famosos trozos, podemos empezar con alimentos blanditos y chafados o machacados que puedan ser manipulados con las manos (los morteros son de toda la vida). Se trata de que coman lo que el resto de la familia, adaptado. Cada familia según sea su dieta y en lo que conocen a sus hijos adaptarán la alimentación complementaria de una forma o de otra.

Muchas veces también somos los adultos quienes adaptamos nuestras propias comidas buscando un lugar común entre el bebé y nosotros, en el que todos podamos comer más o menos lo mismo.Tampoco es lo mismo cuando es el primer hijo o hay uno o más hermanos. No existe una solución única y es cosa de cada familia encontrar la suya.

La parte fundamental y que no se puede descuidar es que el BLW es a demanda del bebé, es él quien debe marcar el ritmo, nadie mejor que él mismo conoce su apetito y “lo que le pide el cuerpo”. Es ahí dónde la Actividad Autónoma cobra total sentido. No forzar, no entrar en dinámicas negativas entorno a la alimentación, no chantajear emocionalmente, no castigar.

La alimentación es una necesidad básica y los bebés experimentarán y comerán con placer siempre y cuando respetemos su apetito, sus ritmos y sus necesidades. Para aprender a comer, en cuanto a estilo de vida y hábitos, nada mejor que comer en familia y hacer de este espacio un momento de satisfacción y alegría.

Antes de empezar el BLW se recomiendan que el bebé:

  • Haya cumplido los 6 meses.
  • Sienta interés por la comida.
  • Pueda expresar NO  en palabras o gestualmente.
  • Ya no tenga el reflejo de extrusión que le impedirá tragar todo aquello que no sea líquido.
  • Que sea capaz de mantenerse sentado.

Y es en este último punto dónde las familias que seguimos la filosofía del Movimiento Libre nos preguntamos: ¿si voy a esperar a que se siente por sí mismo y debo empezar sobre los 6 meses, cómo lo hago?

Loczy y BLW

Como ya he comentado, no he encontrado material del Instituto Loczy que haga referencias al tipo de alimentación del BLW, lo que no quieren decir que descuiden la introducción de nuevos alimentos como parte fundamental de los cuidados y la vida cotidiana.

En la documentación a la que he podido tener acceso se alimenta al bebé con cuchara y en el regazo, semi inclinado y a partir de los 4 meses. Dan muchísimo valor a no forzar el apetito ni el gusto del bebé, en no dar nunca esa “cucharada más” y en esperar a que el bebé tenga apetito. Estoy deseando encontrar información más actualizada.

Por otro lado no se utilizan vasos de aprendizaje para el agua, se ofrece en vaso pequeño y se coge por el culo de este y desde atrás, de forma que quede espacio para que el bebé lo pueda coger con las manos cuando esté preparado para ello.

En Comer y dormir de Mária Majoros y Anna Tardos (2000), se puede leer:

“¡Tenga mucho cuidado! Es muy importante que para su bebé el hecho de comer siga suponiendo una alegría, un placer parecido al que sentía cuando mamaba. Siéntese cómodamente y colóquesela sobre la falda de manera que ella pueda mover libremente los brazos durante la comida.”

“La regla de oro de la alimentación de un bebé o niño consiste en no darle nunca nada más -ni una cucharada ni un sorbo- de lo que come voluntariamente o con buen apetito.”

“Es importante no poner demasiada cantidad de comidad de una vez en el plato. Y con un niño con poca hambre, ésta es la única solución, así el pequeño verá que confian en él en cuanto a lo que come.”

No voy a entrar a citar otras partes del libro o de otros documentos en los que se da cuenta de un profundo desconocimiento de lo que la lactancia a demanda implica a nivel nutricional, cognitivo y emocional, por no extenderme en todos los efectos negativos de truncar constantemente la necesidad de pecho de los bebés y niños, ya sea para una succión nutritiva o una succión no nutritiva.

Conociendo, como creo que conozco, el discurso y la filosofía que se promueve desde el Instituto Loczy no deja de sorprenderme que en algunos momentos que no se valore la Lactancia a Demanda como una cuestión también de salud y autonomía. Por lo tanto voy a valorar este aspecto como causa de un profundo desconocimiento del tema y como ya he comentado, deseando encontrar nuevo material más actualizado y que responda, como en el resto de contenidos, a las necesidades de los bebés.

(Podéis leer la ampliación a este apartado en Lactancia a Demanda, Autonomía y una crítica al Instituto Loczy)

¿Lo siento para comer?

La primera pregunta que surge es la de ¿lo siento? Pues cómo de costumbre, no hay una  única respuesta.

En primer lugar creo que es importante valorar los puntos anteriores y ver si realmente vale la pena comenzar si es que aún no se sienta por sí mismo (recordad que eso ocurre después de gatear).

Voy a lanzar las 2 hipótesis típicas (siempre teniendo en cuanta que hablo de niños sanos y sin ningún tipo de patología y/o afección):

No se sienta por sí mismo y tampoco muestra interés por la comida.

Evidentemente aquí podemos esperar, de la misma manera que si lo vemos todavía muy inmaduro o conserva el reflejo de extrusión. Este tipo de cambios madurativos son a veces cuestión de días o semanas, si en lugar de a los 6 meses empezamos a los 7 o los 8 no va a perder el interés si aún no lo tenía.

No puedo dejar de comentar que la OMS advierte de que empezar una la alimentación complementaria más allá de líquidos y papillas demasiado tarde, puede provocar un rechazo de los alimentos sólidos y a ciertas texturas más “grumosas”, pero como ya he comentado no soy nutricionista y os corresponde a vosotros valorar esta situación.

No se sienta pos sí mismo pero empieza a mostrar interés.

Aquí está el grueso del asunto. ¿Lo siento? Pues si tiene mucho interés por comer o ya están pasando los meses y te preocupa que no empiece la alimentación complementaria, siéntalo, pero siempre en tu regazo, por poco tiempo (con 5 o 10 minutos suele haber suficiente al principio) y no es necesario el BLW haciendo todas las comidas diarias (la OMS recomienda empezar una vez al día e ir ampliando).

Si vais a sentarlo a comer y no se sienta por sí mismo si que hay unos puntos a tener en cuenta:

  • A ser posible que ya gatee (si veis que está apunto y podéis esperar una o dos semanas, hacedlo).
  • Sentadlo siempre en vuestro regazo, no hay mejor contención que vuestro cuerpo para mantener una postura óptima y minimizar sus esfuerzos.
  • Siéntalo solo para comer y por poco rato.

¿Sentarlo para comer va a interferir en su desarrollo?

Aquí solo puedo hablar por propia experiencia y por los aportes de otras familias, no hay ningún estudio realizado, pero me atrevo a decir que no, que si se hace cuidadosamente, empezando despacio y enmarcado dentro de un contexto de respeto por  el movimiento libre y la actividad autónoma del bebé, no tiene porque interferir.

¿En la mesa de la familia o en el suelo en mesa baja?

Ahora hablo para las familias que culturalmente nos sentamos en sillas y mesas para comer que los niños y niñas no alcanzan.

Siguiendo la filosofía de Loczy he escuchado muchas veces la recomendación de pasar a los niños, una vez se sientan por sí mismos y sobre todo cuando caminan, a mesas bajitas a su altura, de las que ellos puedan sentarse o levantarse por sí mismos, ya que en las tronas suele hacer falta la ayuda del adulto para subir y bajar.

Por contra sentar a los niños en sillas bajitas puede suponer que ya no coman con el resto de la familia. Así que nos vamos todos al suelo a comer en bajito o se pierde esta parte tan fundamental del BLW que es comer en familia.

Vayamos por partes. No es lo mismo un aula con un grupo de niños que un hogar dónde habrá uno o varios hermanos, pero no un grupo grande ni todos de la misma edad (un bebé con hermanos acostumbra a implicar que son mayores y aún en el caso de gemelos, tener 3 o más es un hecho excepcional).

En un aula el tener mesas y sillas bajitas simplifica las rutinas diarias alrededor de la mesa y favorece la autonomía en los niños y niñas. Aún así en el Instituto Loczy dan de comer a los bebés más pequeños de uno en uno y en el regazo.

En un hogar donde la atención puede darse de forma mucho más individualizada, sentar al niño en una trona no va a mermar su autonomía si estamos atentos a sus señales y respetamos sus decisiones de subir y bajar de la trona.

Por otro lado existen tronas tipo la Stokke (que no me cansaré de recomendar) que permiten al los niños comer en la misma mesa que los adultos, muchísima movilidad una vez sentados (no quedan hundidos ni atrapados) y en cuanto empiezan a escalar, permite subir y bajar por sí mismos (quizá con la ayuda de un taburete al principio). Además las tronas tipo Stokke dan apoyo a los pies y son evolutivas permitiendo en todo momento una postura óptima (no me gustan nada esas tronas que dejan a los niños con los pies colgando, nada más incómodo y limitante).

Hecha esta aclaración, es cosa vuestra, otra vez, decidir si coméis en mesa alta o en mesa baja. Pero no comáis en mesas distintas o se pierde la esencia del BLW.

Cubiertos, vasos y platos

Existen muchas formas de presentar la comida. A muchas familias les es más cómodo utilizar un plato grande o una bandeja para que el bebé tenga espacio para experimentar y “marranear” a placer y sin que se salga todo continuamente. No sé dónde leí lo del Bay Led Guarring 😉

picsart_1452606462929.jpgComo ya he comentado no hacen ninguna falta los vasos de aprendizaje para el agua, se ofrece el agua en vaso pequeño y se coge por el culo de este y desde atrás, de forma que quede espacio para que el bebé lo pueda coger con las manos cuando esté preparado para ello. Sino se les acerca a la boca, siempre avisando y con cuidado y ellos beberán. Haced la prueba sin miedo.

Los cubiertos no hacen falta al principio, cuando sea el momento los pedirán, no los introduzcáis vosotros y esperad que surja el interés. Si coméis juntos en algún momento surgirá el interés por todos los utensilios que hay en la mesa, no hay prisa. Eso sí, a poder ser no uséis cubiertos de plástico, como los vuestros pero de un tamaño más pequeño que puedan manipular. No les deis tenedores que no pinchan ni cucharas en las que no cabe nada, es frustrante. Tampoco cuchillos que no corten, mejor no dárselos hasta que penséis que es el momento que darles uno de juguete, es frustrante.

picsart_1452606743794.jpg

Los caldos y purés de verduras o cosas por el estilo se pueden ofrecer en vaso, no hace falta dárselo con la cuchara.

Personalmente, tampoco me gustan las cucharas  de “aprendizaje” que tienen una forma curva, aprenden a usar ese utensilio para luego tener que aprender a usar otro distinto, lo mismo ocurre con los vasos de “aprendizaje”, me parecen un escollo más que una “ayuda”.

Luego, como siempre, haced lo que mejor os parezca.

A modo de conclusiones

Espero haber resuelto con este artículo algunas de las preguntas que me llegan sobre cómo llevar a cabo el BLW junto con la filosofía del movimiento libre.

El BLW o la alimentación libre de papillas y autogestionada me parece el paso más natural dentro del marco de la Actividad Autónoma, precisamente acompaña y fomenta esta capacidad de tomar decisiones, de autogobierno y de autoconocimiento entre oras muchas cosas.

El hecho de practicar la Lactancia a Demanda hace que aprendamos a confiar en nuestros bebés y en las señales de su cuerpo. En el conocimiento que tienen de sí mismos y de sus necesidades. Se aplica de la misma manera en la filosofía de Movimiento Libre, confiamos en su necesidad espontánea de movimiento y exploración. ¿Por qué iba a ser distinto en la introducción de nuevos alimentos?

Llegados a este punto, solo me queda desearos ¡Buen provecho!

Si necesitáis una atención más personalizada podéis escribirme a tetaaporter@gmail.com o a Servicios y Contacto. Estaré encantada de atenderos 🙂

Algunas Referencias:

OMS – Alimentación Complementaria http://www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding/es/

OMS- Publicaciones sobre la alimentación del lactante y del niño pequeño: http://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/es/

OMS- Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado: http://www.who.int/maternal_child_adolescent/documents/a85622/es/

Mária Majoros y Anna Tardos. Judit Falk (ed). Comer y dormir. Octaedro- Rosa Sensat, 2002, Barcelona

7 comentarios en “BLW y Movimiento Libre

  1. Pingback: Lactancia a Demanda, Autonomía y una crítica al Instituto Loczy | Teta-à-Porter.

  2. En mi humilde opinión , por consejo de una amiga que implementa teorías de libre movimiento, como yo, basándonosen material de Emmi Pikler, es recomendable darles de comer en posición semi sentados si ellos no saben llegar a dicha postura por sí mismos; una opción es hacerlo en el huevito de transporte.

    Me gusta

    • Hola Nati, gracias por comentar. La postura semi inclinada es para la Alimentación Complementaria con papillas y cuando se la da el adulto. Para la AC libre de papillas comonel BLW es importante que estén en posición sentada para evitar atragantamientos, además de que es el bebé quien coge con sus manos la comida y se la lleva a la boca, por esto mismo muchas familias que practican el Movimiento Libre se encuentran en la tesitura de tener que sentarlos para comenzar el BLW o esperar a que se sienten por sí mismos, lo que suele ocurrir meses más tarde que la edad recometada para la introducción de nuevos alimentos. Por esta razón me decidí a escribir este post 😉 Por otro lado, desde el Instituto Loczy se recomienda siempre la posición semi inclinada en el regazo del adulto, ya que se huye de utensilios tipo huevito o hamaquita

      Me gusta

  3. Hola!
    Soy Lorena, educadora interesada en todo lo referente a Loczy. Es el primer año que trabajo con bebés tan pequeños y he podido experimentar desde casi 0 todos los diferentes temas que abordan el movimiento libre, el “destete” por parte de las famílias y la introducción de los alimentos.
    Sólo comentar que lo del tema de la lactancia a demanda no es que no se fomente o se evite desde Loczy, hay que tener en cuenta dos factores: la actitud del adulto y la verdadera necesidad para saciar el apetito del niñ@. Cuando la lactancia se da para satisfacer la necesidad de hambre, creo que no se da de manera intermitente como he oido a veces madres decir “un chupito y no quiere más y al cabo de cinco minutos otro”. Ahí se esta creando una dependencia que afecta a la parte afectiva y de seguridad del niñ@ y que puede causar confusión en la autonomía tanto de movimiento, como de satisfacción completa de la necesidad básica de alimentarse. Loczy fomenta sobretodo la autonomia del niñ@ que no adquiere dependencia del adulto, sino que cree firmemente en un adulto acompañante y que esta dispuesto a acompañar al pequeño en todo lo que él necesite y si debe darle un biberón con leche materna, como yo he hecho, en dos momentos distintos, lo hace. Lo que también he comprobado que los bebés de los que me hago cargo, hacían más demanda “nerviosa” al inicio y que cuando se han sentido más agusto y seguros en el espacio que compartiamos, han efectuado menor demanda y sólo cuando verdaderamente han tenido hambre (dicho esto que también los he conocido más y puedo entender cuáles son sus diferentes demandas de hambre, sueño o reclamo de un momento de afecto y/o ayuda).
    También comentar que en Loczy empiezan por comida machacada o triturada, siempre ofreciéndola en el regazo como bien decías, con una posición semi inclinada y el primer paso que ofrecen es dicho alimento también en el vaso que apuntabas. De esta manera se sigue respetando el instinto de succión que tienen aún estas criaturas y no se introduce la cuchara hasta que la criatura da ciertas señales de que muestra interés por dicho objeto.
    No sé si aporto algo con claridad con mi comentario, pero queria exponer de alguna manera mi vivencia.
    También aclarar que no estoy para nada en contra de la lactancia a demanda y que como aún no he sido madre, todo lo que esto supone no lo puedo lograr entender del todo aún. Así que muestro total respeto por el tema.
    Muchas gracias por tus amenas reseñas que me animan siempre a leerte y hacerme reflexionar.
    Un fuerte abrazo
    Lorena

    Me gusta

    • Hola Lorena, antes de nada quería darte las gracias por tu lectura atenta y por comentar de forma tan respetuosa. Me alegra tenerte de lectora. En cuanto a lo de la Lactancia creo no estamos de acuerdo y he querido responderte con tanta “calma” que al final me ha salido otra entrada para el blog. Es un tema que quería abordar desde hace un tiempo y al ponerme a escribir para contestarte me ha salido casi solo. Si te apetece leerlo está aquí:

      https://tetaaporter.com/2016/01/18/lactancia-a-demanda-autonomia-y-una-critica-al-instituto-loczy/

      Darte otra vez las gracias por leerme y me alegro muchísimo de conocer personas como tú que trabajan por ofrecer un marco respetuoso y acogedor para la infancia. Si te apetece luego me cuentas 😉

      Me gusta

      • Jeje! Antes de leer tu respuesta, justo había leído tu nueva entrada!! ;)! Creo que se mezclan dos conceptos y es la necesidad del infante y la actitud del adulto. Respeto de nuevo la lactancia a demanda aunque sigo desconociéndola. Con tu nuevo post, me has echo conocer algo más sobre lo que si defiendo que es un acto importantísimo y que no lo negaria nunca.
        Lo que si sigo creyendo, porque lo he podido observar, es la “dependencia” que se puede crear ante este natural acto. Cuando este acto es la respuesta para diferentes necesidades que pueda demandar la criatura, cómo puede diferenciar cuando puede resolver algo por si mismo si la única respuesta depende del pecho de la madre? O cuántas veces a pasado que una madre aborda cualquier necesidad únicamente con la lactancia sin pensar que se puede acompañar de otras maneras, no sólo con una u otra, sino que pueden ser complementarias?
        Creo que es una fina línea que es difícil de diferenciar y por la que creo que también es difícil llegar a un “acuerdo” ya que si o si, implican una actitud diferente por parte del adulto y el protagonismo que debe de tener el niño o la niña…
        Seguiré leyéndote y releyendote porque me parece muy interesante y respetuoso lo que escribes. Y seguiré comentando de igual manera, si así también puedo aportar algo 😉
        Muchas gracias por tu respuesta y ¡A seguir aprendiendo! Por suerte en el campo de la educación y la crianza, nunca se deja de aprender y nadie tenemos la verdad absoluta 🙂
        Un fuerte abrazo

        Me gusta

      • En eso Estamos de acuerdo, ya lo decía Emmi Pikler que para criar a un bebé hace falta mucha formación y que nunca se deja de aprender. En cuanto a lo que comentas es cierto que la línea es fina, pero seguiría sin señalar el pecho. La dependencia o no de la madre u otro adulto con el bebé/niño (obviando las cuestiones madurativas) se puede dar o no, creo, según se establezcan las dinámicas de relación y no simplemente entorno al pecho, son muchos los factores que pueden intervenir. Como digo creo el pecho no es el problema, es la solución y que el niño escoja el pecho para calmarse de formas distintas y por distintos motivos es enteramente natural y una cuestión madurativa. evidentemente un bebé de 3 meses se pasa el día al pecho y un niño de 3 años pasa la mayor parte del tiempo haciendo muchísimas otras cosas. ¿La lactancia puede hacer dependiente a un bebé y los brazos no? ¿Qué entendemos por independencia? ¿Es realmente deseable? Son preguntas que me hago constantemente y ciertamente entre madre y bebé/niño lactante la identidad es una cosa difusa, cosa que creo no tiene porqué afectar a su autonomía, que la entiendo de forma distinta. Te enlazo a otra entrada que no sé si has leído, en la segunda parte comento un poco sobre la “identidad dividual”. Por seguir con el diálogo y por si te apetece. Muchas gracias Lorena y un abrazo!

        https://tetaaporter.com/2015/09/21/ser-mujer-o-ser-madre-2/

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s